El mito de los ciempiés como signo de celos

ciempiés significado celos

¿Alguna vez ha notado esos espeluznantes ciempiés correteando por ahí y se ha preguntado por qué siempre parecen aparecer cuando se siente inseguro en su relación? Hay un cuento de viejas que dice que ver ciempiés es señal de que los celos o la desconfianza acechan en su vida.

Mucha gente sigue creyendo que avistar a uno de estos bichos con patas significa que su pareja tiene la mirada perdida o que hay otra persona intentando interponerse entre ustedes dos. Pero antes de que empiece a interrogar a su pareja sobre su paradero anoche, seamos realistas. A los ciempiés no les importa su vida amorosa ni su agitación interior. Sólo buscan su próxima comida o lugar seguro, ajenos a lo que ocurre en su mundo.

Aquí tiene todo lo que necesita saber sobre los ciempiés y su asociación con los celos.

Los orígenes del mito del ciempiés celoso

El mito de que ver ciempiés significa que alguien está celoso de usted existe desde hace siglos. ¿De dónde procede esta extraña noción?

Folclore antiguo

Los ciempiés eran vistos con recelo en muchas culturas primitivas. Algunos creían que sus numerosas patas simbolizaban el engaño o el mal. En el folclore chino y japonés, se pensaba que los ciempiés eran criaturas celosas. Si uno se arrastraba hasta su casa, significaba que alguien envidioso de usted lo había enviado para hacerle daño.

Estas creencias se extendieron de Asia a Europa y más allá. En la década de 1800, ver un ciempiés en América se consideraba señal de que usted tenía un enemigo celoso de su éxito o de su relación. Cuantas más patas tuviera el ciempiés, más celos se suponía que te tenían.

Tienen muchas patas

Otra razón por la que la gente asocia los ciempiés con los celos es que los ciempiés tienen muchas patas, y los celos pueden ser una emoción persistente y persistente que parece tener muchas "patas" que la mantienen en marcha. Los celos suelen surgir de la inseguridad y el miedo a la pérdida, y entonces pueden cobrar vida propia al alimentarse de sí mismos mediante la sospecha, la desconfianza y la vigilancia constante del objeto de los celos.

Al igual que las muchas patas de un ciempiés que lo impulsan hacia delante sin descanso, los celos pueden seguir impulsando a las personas de una forma malsana y destructiva, haciendo que hagan acusaciones, invadan la intimidad y asfixien al objeto de sus celos en un intento de evitar cualquier pérdida percibida. Las muchas patas del ciempiés son una manifestación física de cómo los celos parecen tener muchos tentáculos que siguen agarrando y tirando hacia delante, incluso cuando una persona puede desear dejar ir sus sentimientos de celos.

Naturaleza depredadora

Algunos creen que los ciempiés simbolizan los celos debido a su naturaleza depredadora. Los ciempiés son depredadores voraces que acechan antes de emboscar a su presa. Atacan con rapidez y saña, a menudo inyectando veneno para someter a sus víctimas. Este instinto depredador y la capacidad de abrumar con su gran número pueden verse como una representación de la naturaleza insidiosa y abrumadora de los celos. Los individuos celosos suelen atacar sin provocación, impulsados por sentimientos y emociones irracionales.

Como los ciempiés, los celos pueden colarse en las relaciones y situaciones sin que se note al principio, pero una vez que se afianzan, es difícil escapar de ellos. Las muchas patas de los ciempiés también pueden representar los muchos tentáculos de los celos que llegan a todos los aspectos de la vida de una persona - sus pensamientos, palabras y acciones - una vez que los celos han echado raíces.

Así que, ya sean sus hábitos depredadores, su naturaleza venenosa o sus numerosas patas, los ciempiés parecen encarnar características paralelas a la forma en que los celos pueden desarrollarse y manifestarse en los seres humanos.

Sin embargo, Los ciempiés no significan celos ni algo que le provoque celos. De hecho, no es más que un mito o superstición. Es sólo un viejo mito o superstición que la gente solía creer, pero no tiene nada de cierto.

Razones por las que persiste este mito

Mucha gente sigue creyendo que ver ciempiés significa que alguien cercano a usted le tiene celos o envidia de alguna manera. Este mito ha persistido durante siglos y se ha extendido a muchas partes del mundo, pero hay algunas razones por las que sigue perdurando:

Familiaridad

La idea de que los ciempiés simbolizan los celos se ha transmitido de generación en generación. Cuando estamos expuestos a una idea desde una edad temprana, especialmente por parte de los mayores de la familia y la comunidad, tendemos a aceptarla como verdad sin cuestionarla demasiado. Esta familiaridad y repetición ayudan a perpetuar el mito.

Sesgo de confirmación

Una vez que la gente cree el mito, empieza a observar casos que parecen confirmarlo. Usted ve un ciempiés y poco después tiene una discusión con un amigo, por lo que concluye que debe ser un signo de su envidia. Pero en realidad, los dos sucesos no están relacionados. Tendemos a buscar y creer experiencias que validan lo que ya pensamos que es cierto.

Conclusión

La idea de que los ciempiés son un signo de celos o mala voluntad es sólo un viejo mito que se ha transmitido de generación en generación. Cuando vea uno de estos espeluznantes reptiles, no se preocupe de que alguien la tenga tomada con usted o le esté lanzando maleficios. Los ciempiés sólo buscan comida o refugio, no una forma de atacarle físicamente.

Los significados que asignamos a ciertos animales o acontecimientos dicen más de la psicología y la cultura humanas que de cualquier cosa sobrenatural. No deje que las supersticiones tontas le estresen: ¡simplemente coja un zapato y aplaste a ese ciempiés!

Difunda la positividad 💕

Julianna F.

La filosofía de nuestro blog es sencilla: pensar a lo grande y pensar en positivo. Como dijo una vez Donald Trump, "Va a pensar de todos modos, así que piense a lo grande." La vida es demasiado corta para perder el tiempo con pensamientos negativos que le agobian. Estamos aquí para infundirle un poco de alegría e inspiración con una pizca de astrología, numerología y consejos de vida sana. O, en realidad, ¡cualquier cosa que se nos pase por la cabeza! Síganos en Instagram

Seguir leyendo

Navegación posterior