¿La música electrónica y tecno es haram? Bueno, ¡depende!

¿es haram la música electrónica?

La música, en general, es un tema complejo en el islam, ya que algunos eruditos proclaman que toda la música es haram mientras que otros adoptan un punto de vista más matizado. A medida que la música electrónica sigue dominando la cultura popular, este debate se ha extendido a nuevos géneros.

Se debate entre su fe y su lista de reproducción de Spotify. Antes de borrar todas sus canciones de Martin Garrix, Nina Kraviz o Carl Cox, respire hondo. La cuestión no es tan blanca o negra. Explorando las orientaciones del Corán y el Hadiz y las opiniones de estimados eruditos, podrá determinar por sí mismo si la música tecno y electrónica cruzan la línea. La respuesta puede sorprenderle.

Definición de música electrónica y tecno

Tecno y música electrónica son términos amplios que abarcan una gran variedad de estilos musicales. En esencia, se refieren a la música que se produce utilizando equipos electrónicos y tecnología digital.

La música tecno surgió en Detroit, Michigan, a mediados de la década de 1980. Tiene un tempo rápido, ritmos repetitivos y sonidos sintetizados. Algunos artistas techno conocidos son Daft Punk (mi favorito de todos los tiempos), deadmau5 y Tiesto.

La música electrónica lo abarca todo, desde el synth-pop y la electrónica hasta el dubstep y la EDM (música electrónica de baile). En lugar de utilizar instrumentos tradicionales, los músicos electrónicos utilizan equipos digitales como sintetizadores, cajas de ritmos y ordenadores portátiles para crear y arreglar sonidos.

  • El synth-pop incluye canciones pop compuestas con sintetizadores, como "Blue Monday" de New Order.
  • La electrónica es un término paraguas para la música electrónica sintetizada destinada a ser escuchada en casa y no a bailar. Entre los artistas se incluyen Moby, The Chemical Brothers y Massive Attack.
  • El dubstep y la EDM son géneros cargados de graves y de gran energía diseñados para bailar en discotecas y festivales de música. Entre los productores populares de EDM y dubstep se encuentran Skrillex, Calvin Harris y Zedd.

Argumentos a favor y en contra

El debate sobre si la música electrónica y el tecno son haram se reduce en gran medida a las diferentes interpretaciones de la ley islámica. Por un lado, algunos sostienen que cualquier música con ritmo o instrumentos es haram basándose en ciertos hadices. Otros discrepan, señalando que no toda la música está explícitamente prohibida en el Corán.

Alegan los que están en contra de la música electrónica:

  • Los ritmos fuertes y los sonidos estridentes pueden alterar el estado de ánimo y distraer del culto religioso o del recuerdo de Alá.
  • La música se utiliza predominantemente para fiestas, bailes y otras actividades que pueden implicar alcohol, drogas o relaciones ilícitas, todo lo cual es claramente haram.

Sin embargo, otros sostienen que, con moderación, la música electrónica es halal:

  • La música en sí es simplemente una colección de sonidos y ritmos, por lo que depende de cómo se utilice y de la intención que se tenga al escucharla. Si se utiliza para relajarse o disfrutar sin cometer actos pecaminosos, debería estar permitida.
  • El Corán no prohíbe explícitamente la música, sino que advierte contra los excesos y las conversaciones vanas. Escuchar música electrónica con moderación no conduce necesariamente a éstos.
  • Muchos artistas producen música electrónica puramente instrumental sin letra. Mientras el contenido no promueva mensajes haram, esta música debería ser halal.

Hay buenos argumentos en ambos lados. Para los musulmanes devotos, puede reducirse a la conciencia individual y a la moderación. La música electrónica es un género tan amplio que es difícil emitir un juicio general. Pero utilizada de forma constructiva y evitando el pecado, no debería considerarse haram.

¿Es la música electrónica y tecno haram?

Cuando se trata de música electrónica y tecno, el consenso general es que depende del contenido específico y de la intención. Si las letras promueven valores no islámicos como la promiscuidad, el consumo de drogas o la violencia, entonces escuchar esa música se consideraría haram..

Sin embargo, la música electrónica en sí no es haram. Los instrumentos musicales y los sonidos utilizados en la música electrónica y tecno se producen electrónicamente, por lo que no son como los instrumentos tradicionales. Siempre que el contenido y las letras sean halal y no entren en conflicto con los valores islámicos, debería estar permitido escuchar música electrónica puramente instrumental y remezclas.

Algunos eruditos sostienen que debe evitarse la música que despierte el deseo o promueva comportamientos pecaminosos. Pero si la música tiene un buen propósito, por ejemplo, relajar la mente o energizar el entrenamiento, y el contenido es halal, entonces puede permitirse con moderación. Como con muchas cosas, la intención y la moderación son la clave.

En última instancia, todo depende de su interpretación personal y de la orientación de su imán o erudito local. Muchos jóvenes musulmanes sí escuchan música electrónica y tecno en eventos como festivales de música o discotecas.

Algunos los eruditos tradicionales siguen prohibiendo totalmente la músicaPero los eruditos más progresistas sostienen que si la música es halal y promueve sentimientos positivos, debería permitirse y considerarse una forma de arte moderno.

Si tiene dudas, es mejor evitarla por completo. Pero usando su mejor juicio, si la música le relaja o le inspira y no contiene elementos haram, entonces la música electrónica y el tecno pueden ser absolutamente compatibles con un estilo de vida islámico.

Lo más importante es que no le distraiga de su fe ni promueva un comportamiento pecaminoso. Si empieza a obsesionarse con la música o deja que le influya negativamente, entonces es el momento de apagarla.

Notas finales

Como con muchas cosas, la moderación y la intención son la clave. Si se adentra en la experiencia con el corazón puro, la mente abierta y el deseo de expresión creativa, es muy probable que salga indemne del otro lado. Sin embargo, si utiliza la música como excusa para incurrir en comportamientos realmente haram, esa es otra historia.

Al fin y al cabo, tiene que buscar en su interior, seguir su brújula moral y tomar la decisión que le permita fortalecer su fe al tiempo que abraza nuevas experiencias culturales.

Difunda el amor

Seguir leyendo

Navegación posterior